El timo del economizador de energía eléctrico

Anuncios google
 5280597555_1e179ce16f
El maravilloso aparato que conectado en cualquier enchufe de la instalación doméstica, promete proteger nuestros electrodomésticos y ahorrar electricidad, parece ser que se trata de un timo según explica este sitio:




Casi nada, amigo. Un aparato que, conectado en cualquier enchufe de la instalación doméstica, promete proteger nuestros electrodomésticos, ahorrar electricidad, cuidar el medio ambiente, salvarnos de las ondas electromagnéticas dañinas —sea eso lo que sea— y, si te descuidas, sólo le falta garantizarte que si lo usas follarás más y mejor. La curiosidad me ha podido y me he hecho con un cacharro de estos —gracias a un compañero al que se lo habían regalado— con la intención de destriparlo. El chisme en cuestión tiene este aspecto:


Nada más enchufarlo se observa que se encienden en el frontal los dos testigos marcados como “On” y “Stable power”. Guaaau. Qué cosa más molona. El caso es que el cacharro consume poco pero se nota que mete ruido en la instalación al enchufarlo —las bombillas de la lámpara del salón lo han “notado”—, así que vamos a ver que tiene por dentro. Hmmm… por el culo no se ve forma de desmontarlo. Probemos a despegar el frontal… ¡Bingo!

Además de los tornillos nos encontramos la primera sorpresa divertida: el testigo rojo del frontal es de adorno, no tiene nada detrás. Estupendo. Abrimos la carcasa y nos asomamos al interior:

Vaya, con que poquita cosa se puede “estabilizar” la corriente de toda la casa, ¿verdad? Y qué hacen esas cositas, se preguntarán ustedes. Pues poca hostia. La placa sirve para transformar la corriente del enchufe a la tensión apropiada para alimentar los dos leds que iluminan los testigos del frontal. Que para más inri van montados en serie. Que se encienden los dos por cojones, para que me entiendan. ¿Algo más? Ah, sí, un condensador en paralelo que podemos desmontar tranquilamente y el aparato hace lo mismo que antes: nada de nada.
¿Conclusiones? Si le han vendido a usted un trasto de estos enchuféselo en los huevos, porque notará más efecto que de cualquier otra forma. Y si aún no ha picado… ¡vaya corriendo a por uno, hombre de Dior! ¡Que llega Navidad y unos leds siempre alegran la casa!
Bola extra: Siempre nos quedará el recurso de reclamar a la empresa fabricante y/o comercializadora, ¿no? Pues no. A ver si tienen cojones de encontrar su nombre, su CIF o alguna otra pista en el envase.


Comentarios

Powered by Jasper Roberts - Blog

buscar