Powered by Jasper Roberts - Blog

buscar

El cabello y su higiene en el siglo XVIII.

anuncios google

El cuidado del cabello en la Europa del siglo XVIII, era debido a la poca  higiene corporal
Coiffures-de-dames_1770  

La peluca además de ser un símbolo de estatus social, tuvo una utilidad específica:  resguardar del frío y calentar  las cabezas de los cortesanos que vivían en grandes castillos y palacios con corrientes de aire por todo, y frío invernal . Los materiales más usados para hacer pelucas y postizos fueron los cabellos humanos mezclado con las crines y colas de los caballos.


En la corte francesa se empezaron a usar pelucas a raíz de que el rey Luis XIV empezó a quedarse calvo. El uso de las pelucas se  popularizaron entre la corte -absurdamente- pues tendían a imitar al Rey -  y sólo podían usarlas los nobles. La absurda moda se extendió a otras cortes europeas.

Luis XIV fue el precursor

Otras versiones dicen que fue un momento en que se iban  extendiendo  las enfermedades venéreas,  como la sífilis, dando lugar a consecuencias graves, como pérdida de pelo o manchas en el cuello o en algunas partes del cuerpo, etc. En ese tiempo la vida en la corte era algo "promiscua" y, a fin de ocultar esos signos,  comenzaron a ser utilizadas tanto las pelucas  como maquillaje y guantes.


 moda_peinado femenino s18
La reina María Antonieta fomentó en esa época los peinados de estilo alto.
Estos peinados altos necesitaban la ayuda de peluqueras y doncellas personales, que tardaban varias horas en colocar estructuras metálicas, trenzas de cabello y un gran surtido de elementos decorativos, desde  joyas a frutas o verduras.
ATT09985

María Antonieta marcada tendencia entre las mujeres. La reina María-Antonieta de Francia introdujo un peinado más sencillo llamado "puf a la Reina" que fue imitado en toda Europa, y que consistía en llevar un relleno o postizo que se recubría con los cabellos para dar más volumen.


A pesar de lo caro que eran estos peinados elaborados, el precio real era poder mantener el peso sobre la cabeza, y a menudo se convirtieron en problemas de dolores de cabeza, por no hablar de la aparición de los piojos y parásitos, problema  bastante común, teniendo en cuenta factores antihigiénicos de la época donde lavarse el pelo era inusual.

 


ATT09987
Otros aristócratas se afeitaban  el cráneo por higiene para evitar parásitos y el prefirieron  una peluca empolvada. A las pelucas y postizos  los espolvoreaban  con polvos perfumados a base de huesos de buey y oveja calcinados, almidón,  harina y madera podrida pulverizadas que blanqueaban el pelo, además, usaban arsénico en polvo para (supuestamente) tener  una sana y abundante cabellera, y evitar así la calvicie.  Para aliviar los picores que la peluca les causaba  usaban varillas de materiales preciosos, generalmente de  marfil,  para de una manera elegante rascarse la cabeza sin tener que quitarse la peluca ante el público.


ATT09989 
No existían jabones adecuados para el lavado de pelo ya que los eran muy grasos, por lo que no solían lavarse el pelo. Por eso la moda de llevar pelucas se extendió puesto

 

 

que tenían que estar presentables en las cortes. 

 

ATT09991


Barbería y tienda de pelucas.

A principios del siglo XIX, las pelucas cayeron en desuso de forma generalizada, ya que se asociaban a la época prerrevolucionaria y no encajaban con los ideales románticos y con la nueva moda quería rescatar la moda y peinados de la Roma clásica, en auge debido descubrimientos de yacimientos romanos, como Pompeya y Herculano.

0 comentarioa:

Publicar un comentario

BUSCADOR

Buscar cosas divertida

Más entradas

cosas divertidas del Gallinero